Páginas vistas en total

miércoles, 20 de julio de 2011

Llegará usted muy lejos

A va a ser rey, pero cuando B mata a C, tiene que irse. Luego, A vuelve para ocupar su lugar y echa a B. El Rey León.

En su trabajo se esforzaba día a día al máximo por ejercer sus funciones con diligencia. Conseguía que se la valorara y no perdía oportunidad de demostrar lo que valía. Daniela era una mujer ambiciosa. No resultaba raro verla revisar los informes de sus compañeros en sus ratos libres y encontraba sin dudar algún pequeño error, alguna mínima errata que también seguro corregía con una minuciosidad y un cuidado impecables.

Llevaba pocos meses en ese cubículo pequeño pero por suerte un poco más luminoso de lo habitual por encontrarse cercano al pasillo por el que mujeres y hombres de mediana edad hastiados de sus 8 horas de trabajo-vida accedían como autómatas al menos una vez al día. Era difícil, además, no fijarse en ella, con esos ojos grandes que parecían siempre vigilantes y al acecho. Cada mañana se la veía impecable, incluso demasiado, y comenzaba a ganarse a los jefes inmediatos y a algún que otro "magnate" que, casualidad o no, se encontraba allí un día en el que Daniela decidió que el secretario de su departamento llevaba a cabo su cometido con un exceso de burocracia y un defecto de rapidez. Explicó su caso de tal modo que parecía casi sin asomo de duda que trataba de justificarle.

-Señorita Martinez, llegará usted muy lejos, se lo aseguro.- Le había dicho Pedro, el director de la sección.

No pasaron muchos días, cuando comenzó a extenderse el rumor de que Javier, el secretario, tan apreciado por todos por llevar a cabo sus funciones no siempre en el menor tiempo posible pero sin duda con una diligencia de soldado, no sería renovado. Daniela fue la primera en manifestarle su disconformidad cuando se confirmó la sospecha, pero también la primera que bajó a hablar con Recursos Humanos. Su sobrina Alba había llevado a cabo unos cursos durante el año anterior que, sumados a la licenciatura que ya había terminado con altas calificaciones, le hacían idonea para el puesto, de tal modo que en menos de una semana la joven se incorporó al equipo.

Daniela, sin embargo, nunca había tenido en gran estima a su sobrina mayor, que se sorprendió mucho cuando recibió la llamada de la empresa citándola para una entrevista. Su entusiasmo inicial la llevó a pensar que su tía podría haberse ablandado con el tiempo y que por fin pretendía reconocer los logros de la hija de su hermana menor, con la que nunca había tenido tampoco muy buena relación. No tardó mucho en reparar en su error. Cada día, Daniela saturaba a Alba con exigencias más y más complejas toleradas a su vez por un jefe que no censuraba ya nada a la espectativa de una jubilación inminente.

Pasaron las semanas y los meses y Alba se fue logrado ganar el aprecio y el respeto de todos sus compañeros, que repetían incansables que el puesto que ocupaba estaba por debajo de sus posibilidades y que debía tratar de aspirar a más. Ella trabajaba incansable incluso satisfaciendo los antojos y caprichos de su tía que suponían un reto cada vez mayor. Cuando llegó el momento de retirarse para Andrés, los 17 miembros del equipo, exceptuando claro está a Daniela, tenían claro quién querían que ocupase la vacante. Pese a su juventud, su gran preparación, su carisma y su seriedad para llevar a cabo sus tareas, posicionaban a Alba como la perfecta candidata.

Pero como esto no es un cuento de Hadas, finalmente fue Daniela la que consiguió el ascenso con el que tanto soñaba, dicen que gracias a Pedro, el magnate de la empresa con el que se sospechaba que tenía un romance. Su joven sobrina no tuvo que irse, pero permaneció como secretaria aún durante bastante tiempo. Y, bueno, la verdad es que aún no se sabe si volverá algún día para ocupar su lugar y volver a poner en orden el Ciclo de la Vida. Pero de momento, así andan las cosas ;)

1 comentario:

  1. El trabajo a veces es una guerra o puede convertirse en ello por momentos. Y en la guerra y el amor... vale todo?
    Posiblemente...

    ResponderEliminar